Entrevista

El bebé que llora invita a los chicos a cuidarle y a calmar su llanto

Bebé

“Siempre oigo: Vamos a jugar a mamás y papás. ¡Pero yo no veo a muchos papás, la verdad!”.

 


Antes de nada, te damos la bienvenida a nuestra revista. Dinos, ¿cuándo empezaste a notar que no tenías papás?

Llevo tiempo preocupada con esto. Soy una nena, por cierto. Siempre me cuida Rebeca, y muy bien. Es muy cariñosa, me da de comer, me cambia de ropa y me pasea. Muchas veces vienen sus amigas con más bebés y lo pasamos de maravilla. Pero nos llama la atención las pocas veces que nos cuidan chicos. ¿Dónde está su hermano Mauro? ¡Antes también me paseaba Mauro!

¿Antes? ¿Qué quieres decir?

Cuando Mauro era más pequeño jugaba conmigo. Con dos o tres años. Pero según crecía le llegaban comentarios sobre su sexualidad. Y dejó de cogerme si nos veía alguien. Muchas veces escuchamos hablar del problema que tienen las mujeres, que llevan todo el peso de la crianza. Pero cuando un niño pequeño juega con nosotros, siempre le dicen que eso es cosa de chicas, que solo las niñas juegan con bebés. ¿Será posible? ¿De qué tienen tanto miedo? Me gustaría hablar y decir: «Si tu hijo no puede jugar conmigo, ¿esperas que algún día sea un buen padre?». Pero me tengo que contener, claro… Imagínate el susto que les daría.

 

img_5120-blanco

¿De verdad pensáis que tiene relación lo que jueguen ahora con su papel en casa cuando crezcan?

Lo tenemos clarísimo, sí. Los niños y las niñas no nacen tan diferentes. Pero conseguimos que lo sean. Las diferencias de género que hoy conocemos se van creando y exagerando mientras crecen, pero por culpa de esos mensajes que les llegan del mundo adulto, de los medios de comunicación, de cómo les presentan los juguetes…

¿Qué solución proponéis?

Al menos, reflexionar sobre esto. Creemos que les damos lo que necesitan como niños o niñas, pero lo que hacemos es limitar su capacidad de elección y de aprendizaje. Las niñas cuidan y cocinan. Los niños exploran y construyen. ¿Y queremos que sean hombres y mujeres con igualdad de opciones? En fin…
Necesitamos niñas conscientes de que pueden hacer cualquier cosa, además de maquillarse y cocinar. Y niños que puedan expresar sus sentimientos y cuidar.

Bueno, ha sido un placer hablar contigo. Esperamos que quien nos lea, reflexione sobre el tema.

Gracias a vuestra revista. Ahora me voy, que me he hecho pipí encima y Rebeca me tendrá que cambiar. Aunque Mauro sale antes del cole. A ver si hoy también me coge un rato. 😉


 

“Me gustaría hablar y decir: «Si tu hijo no puede jugar conmigo, ¿esperas que algún día sea un buen padre?”.

 


 

img_5130