Entrevista

El famoso muñeco de acción reivindica ser regalado a las niñas

Heroi

“No solo de aventuras vive un héroe. También sé cocinar y cuidar de mis mascotas”

 


Todos conocemos tu trayectoria como héroe. Has sido aclamado como una de las figuras más importantes de los juegos de acción. ¿Por qué ese cambio ahora?

Hola, gracias por atenderme. Verás, en realidad no es algo nuevo. Las aventuras son algo implícito en la historia de la humanidad. Nos han hecho explorar, avanzar… pero ¿crees que ha sido solo un mérito masculino? Definitivamente, no. Mira, conmigo también han jugado chicas. No tanto como me gustaría, pero te aseguro que ellas disfrutan igual que ellos, son imaginativas, audaces… y eso es algo que tendríamos que preservar. Al final, nos acaban abandonando por culpa de las normas sociales.

untitled-9

¿Quieres decir que las chicas pueden jugar con muñecos de acción, con naves espaciales, con barcos piratas?

Desde luego. Y si no lo hacen más es porque hemos clasificado el mundo en dos colores. El rosa para ellas y el azul para ellos. Los diseños de nuestros embalajes, los pasillos de las jugueterías, las páginas de los catálogos… parece que solo pueden elegir ciertas páginas. ¿Sabes lo que se están perdiendo? Pues se están perdiendo exactamente la mitad de la diversión.

¿Y al revés también sucede? ¿Los chicos también querrían jugar con muñecas?

A las niñas les gusta vivir mil aventuras y a los niños les gusta cuidar. Los chicos también saben dar de comer a un muñeco bebé, manejar una cocinita. Cuando son más pequeños lo hacen, ¿te has fijado? Pero de tanto escuchar que eso es cosa de niñas, lo mismo: dejan de hacerlo porque no corresponde a su sexo. ¡Eh, yo también sé cocinar!

¿Por qué os preocupa tanto ese tema? La mayoría pensaría que el mundo es como es y funciona, ¿no?

Mis colegas juguetes y yo llevamos muchos años conviviendo con niños y con niñas. Vemos cómo juegan, lo mucho que aprenden… y eso, que es tan bueno, podríamos utilizarlo para mejorar su futuro. A los chicos les regalan juegos de construcción, circuitos, juegos de guerra… que desarrollan su capacidad creativa, sus reflejos, su agresividad y competitividad. Serán fuertes y trabajarán fuera del hogar, pero no desarrollan su capacidad de cuidar o de exteriorizar sus sentimientos; la cooperación, la inteligencia emocional, el respeto por las demás personas o la tolerancia a la frustración. ¿Por qué? ¿Por qué esas cosas no son de chicos? Qué triste.

untitled-8


 

“A las niñas les gusta vivir mil aventuras y a los niños les gusta cuidar. Los chicos también saben dar de comer a un muñeco bebé”

 


¿Y a las niñas?

El mensaje que les damos a las niñas se reduce al culto a la belleza y al cuidado de la casa y de la familia. Les alejamos de tomar riesgos, de ser audaces y enérgicas, de vivir aventuras fuera del hogar, del liderazgo, de la toma de decisiones… ¡de su libertad!

Danos, entonces, alguna sugerencia para elegir regalos

No limitar. No juzgar lo que nos piden. Olvidar el «eso es de chicas y eso es de chicos». El mejor regalo que podemos hacerles es que se sientan libres e iguales al jugar. No se trata de negar ningún juguete, sino de ampliar sus posibilidades de elección, sea cual sea su sexo. Y así les estaremos regalando un futuro mejor.